Nosotros

Muchas cosas han cambiado desde que don José Castillo García y doña Matilde Sáez Moleón fundaran las industrias de molinería, panadería y pastelería El Sol en 1917. Ese mismo año, abrirían un pequeño local para la venta al público en la Puerta Real de Granada, donde hoy continúa. Sin embargo, hay algo que permanece inalterable en la pastelería a pesar del tiempo transcurrido. La calidad de un trabajo artesanal bien hecho: la textura de la crema y el inconfundible sabor del chocolate de sus pasteles, la suavidad del bizcocho de sus tartas o el aroma de sus tradicionales dulces de navidad perduran como antaño. Y es que es precisamente eso, el respeto por la tradición, es lo que ha distinguido a esta confitería granadina a lo largo de dos generaciones que han permanecido trabajando en el mismo obrador en el que ya lo hicieran sus fundadores.